PSICOLOGÍA CANINA: LA RELACIÓN DE LOS PERROS CON LOS HUMANOS

Adiestramiento canino (2)La relación de los perros con los seres humanos data desde hace 15.000 años aproximadamente, desde ese entonces estos animales se han adaptado tan bien a vivir con nosotros que en la mayoría de los casos la persona o familia dueña del perro se convierte en el grupo social con el que la mascota tiene lazos más fuertes, incluso que con sus progenitores caninos. Los humanos tenemos una necesidad innata de establecer relaciones estrechas con nuestros padres y esta misma necesidad también está presente en otras razas de animales.

Principalmente los animales domésticos pueden haberse criado entre humanos desde cachorros sin haber tenido contacto con sus progenitores caninos, es por esto, que no resulta raro que los perros desarrollen vínculos estrechos con los humanos que son con quienes han vivido desde cachorros.

Resulta muy común que las personas traten a sus perros de forma muy parecida a como se trata a los niños pequeños. Lisa Horn de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena junto a sus colaboradores, han investigado ese vínculo perro-humano desde otra perspectiva, lo que ha resultado en un hallazgo sobre un aspecto de la psicología canina en relación a un rasgo de conducta en los perros que son tratados como niños pequeños por parte de los humanos.

Adiestramiento canino (3)

El aspecto de los vínculos entre humanos y perros se le conoce como “efecto de base segura”, dicho efecto también está presente en la relación entre padres e hijos: los niños usan a su madre y a su padre como una base segura cuando se trata de interactuar con el ambiente, pero hasta hace poco el efecto de base segura comenzó a estudiarse de forma más detallada en los perros por parte de Lisa Horn y sus colaboradores.

Se examinó cómo reaccionaban los perros bajo tres situaciones diferentes: con el dueño ausente, con el dueño presente pero callado, y con el dueño presente y animando al perro. Los perros podían ganar como premio un alimento sabroso, si manipulaban del modo adecuado juguetes interactivos para perros.

Se comprobó que los perros parecían mucho menos dispuestos a aventurarse a manipular los objetos, pese a la recompensa, cuando sus cuidadores no estaban presentes que cuando sí estaban. En cambio, la diferencia era muy pequeña entre cuando el dueño permanecía callado y cuando animaba a su perro. Es decir que lo importante para el perro era la presencia de su dueño. No fue posible reproducir el efecto de la presencia de éste recurriendo a una persona desconocida para el perro, que intentase asumir el papel del dueño del animal.

Adiestramiento canino (1) Este estudio proporciona la primera evidencia de la similitud entre el "efecto de base segura" existente en la relación amo-perro y el que se da en la relación progenitor-retoño en seres humanos. Este paralelismo se seguirá investigado en estudios comparativos directos sobre perros y sobre niños pequeños. Como Lisa Horn dice, “una de las cosas más llamativas constatadas en esta investigación es que en el aspecto descrito del efecto de base segura los perros adultos se comportan con sus dueños como los niños humanos lo hacen con su madre o su padre. Sería interesante averiguar en investigaciones futuras cómo surgió esta conducta canina en la evolución de la relación entre el perro y el ser humano.”