BAÑO SECO

Adiestrdor Canino (2)Cuando los cachorros tienen miedo al agua, o el tiempo es demasiado frío para bañarlos, es recomendable recurrir al baño en seco utilizando champú seco, los fabricantes de este tipo de productos los recomiendan por su rápida acción insecticida, es usado tanto en perros como en gatos.

El champú seco comercial contiene una combinación de almidón de maíz, bicarbonato de sodio, talco y ácido bórico, este polvo está diseñado para sustituir el largo proceso, y muchas veces tedioso del baño de tu perro por la desodorización y la absorción de las grasas y aceites en su piel y su pelo. Su aplicación es muy sencilla, pues se espolvorea sobre el animal y se frota en dirección contraria al crecimiento del pelo, combate por igual a pulgas, garrapatas y piojos; si lo prefiere, también se puede espolvorear en las camas y tapetes de su hogar. Se recomienda aplicarlo una vez por semana.

El champú seco no es tan complicado de aplicar a diferencia de dar un baño común en tu perro, además de esto también tiene otras ventajas como:

  • Deja un aroma agradable dependiendo de los ingredientes con que se haya elaborado.
  • Es seguro de usar en cachorros de 6 semanas de edad en adelante.
  • Los champú en seco con de PH balanceado, lo cual te da una seguridad para el cuidado de la piel de tu perro.Adiestrdor Canino (1)
  • También lo puedes usar para refrescar las alfombras y la cama de tu perro. Dependiendo de las especificaciones de la botella.
  • Facilita bañar a tu perro periódicamente, sobre todo durante temporada de invierno que hace frío.
  • No tienes que preocuparte porque contenga alguna sustancia dañina para tu mascota, pues no contiene tintes, parabenos, conservantes químicos, fragancias sintéticas ni detergentes.
  • ¡Es cómodo de usar!

A pesar de todas las ventajas que tiene el baño en seco, es importante tener en cuenta que no debe reemplazar por completo todos los baños que regularmente le das a tu perro con agua y jabón, por ejemplo podrías turnar un baño regular y un baño en seco dependiendo de la frecuencia con que bañes a tu mascota.